Durante estos meses hemos visto cada vez más necesidad de Jesús en la humanidad. Guerra entre algunos países, aborto legal en Colombia hasta los 5 meses de embarazo, desastres naturales y un par más de nuevos países socialistas.

¿Y a todo esto me pregunto, que hacemos como iglesia?

Durante estos meses, mi esposa y yo hemos buscado iglesias para congregarnos, pero ha sido muy difícil. Hemos encontrado iglesias, que inician sus sermones hablando 30 min sobre como debes amar a tu hermano y el porqué debes vacunarte por COVID. Otras iglesias toman muy en serio el rol pastoral de las mujeres, a tal punto que si miras la cara de los esposos mientras ellas están predicando, puedes notar que viven como en una cárcel con cadenas en sus cuellos.

Otras iglesias” no predican a Jesús, más bien predican respetar a nuestras autoridades, otros prefieren el Old Fashion evangelio de la prosperidad u otras simplemente tienen miedo.

Mi esposa y yo hemos conocido Creyentes de muchos años que ni les importan temas teológicos o bien que no tienen opinión acerca de algo.

Pero en fin, retornando a la pregunta, ¿Qué hacemos como, iglesia?
Mi respuesta seria que no estamos haciendo suficiente.

La mies es mucha, más los obreros pocos.
Mateo 9:35-38

Desde mi perspectiva en la actualidad la mies no es solo personas que no creen en Jesús, sino también nuestros hermanos en cristo con problemas doctrinales y teológicos.

Un argumento común es que todo es por gracia y es completamente la verdad. Pero aun así como iglesia debemos tener proyección al futuro y no solamente quedarnos sentados cada domingo esperando que por la puerta entren nuevos creyentes.

Como cuerpo de Cristo estamos para afilarnos unos a los otros, vivimos para predicar el evangelio, para formar comunidad y especialmente tenemos un compromiso de defender nuestra fe.

En esta era donde la humanidad odia a Jesús, es el tiempo donde más proactivamente debemos predicar acerca de él.